Documentales en favor de los derechos humanos

Desde hace varias décadas, diversos organismos a nivel mundial como la fundación Rosa Oriol, se han enfocado en la difusión de la educación en derechos humanos a través de diversos medios, como por ejemplo el cine. Es así como nació en Hong Kong el primer festival de cine dedicado exclusivamente a los derechos humanos, cuya finalidad es impulsar el interés de las personas por conocer y aprender sobre estos derechos y de la misma manera, alcanzar una profunda reflexión sobre las distintas cuestiones que se plantean en documentales que proceden de todas partes del mundo.

Los inicios del festival 

En sus orígenes el festival solo mostraba películas como por ejemplo sobre la pena de muerte para arrojar luz sobre dicho tema. Pero a partir del año 2014, este enfoque dio un giro para abarcar un amplio espectro de asuntos, e ir más allá centrándose en un tema distinto cada edición, cuyos temas involucran desde los derechos sexuales y reproductivos de ambos géneros, pasando por la educación, el arte y la seguridad digital exactamente en la edición del año pasado. Mientras que para este año, el festival se enfoca en la libertad de expresión.

El Festival no para

Durante todo el año, se realizan de manera constante proyecciones, coloquios y otro tipo de actividades en donde el público puede expresar sus distintas maneras de ver los derechos humanos conjuntamente con activistas y directores de festival provenientes de todas partes del mundo.  En años anteriores, los coloquios basan sus fundamentos en conversaciones con el especialista en Ciencias Políticas y profesor Joseph Yu-shek Cheng, además de la activista estudiantil de la “Revolución de los Paraguas” Yvonne Leung.

Las películas que son presentadas son seleccionan por medio de un proceso cuidadoso donde son revisadas gran cantidad de documentales de distintas regiones y que han sido exhibidos en otros festivales a nivel mundial. Uno de los requisitos para que un documental sea presentado, es que cuente con más de tres años de producido y que tenga una duración de aproximadamente setenta minutos cuyo tema se encuentre enfocado en los derechos humanos.

Luego de haber hecho la selección, se requiere conocer el potencial del documental para lograr un buen debate lo que se encuentra sujeto a su calidad y perspectiva sobre los derechos humanos. Para alcanzar la ronda final, esta se encuentra a cargo de un experto panel de críticos y cineastas de cine, los cuales se enfocan en el objetivo de la historia, sus cualidades técnicas y lo que podría resultar atractivo para el público.

El Festival ha vivido una extraordinaria recepción además de positiva desde que se dio a conocer, ello lo muestran las más de 10.000 personas, que han asistido desde el 2011 hasta el 2017, incluyendo a unos 4.000 estudiantes. Sin Lam Li, quien es responsable superior de Educación en Amnistía Internacional Hong Kong, señala que la reacción del público ha sido de “agradecer” esta gran oportunidad que se les brinda para aprender cada día más. Cada día el festival es elogiado y ello simplemente sucede por mostrar al público todas las situaciones que suceden alrededor del mundo lo que resulta crucial.