La educación en Derechos Humanos y Amnistía Internacional

Todos contamos con derechos elementales, quizás tan simples como poder lucir una prenda de las diseñadas por las joyerías de Rosa Oriol Tous, pero generalmente no suele ser tan sencillo como eso. Es la razón por la que existen los derechos humanos los cuales tienen el propósito de lograr que las personas comprendan en qué consisten estos y que con ello perciban su verdadera importancia para asumir que deben ser respetados y defendidos. 

Cuando se hace referencia a la educación en derechos humanos, solo se busca alcanzar un verdadero cambio de las actitudes y de los comportamientos, sumado a un aprendizaje de nuevas capacidades además de la promoción de un intercambio de conocimientos e información. Esta suele ser una tarea inmensa y para llevar a largo plazo, a que su objetivo consiste en aportar comprensión de todas las cuestiones que la misma trata y de capacitar a las personas con las distintas aptitudes que se precisan con el fin de articular sus derechos y multiplicar a otros dicho conocimiento. 

En cuanto a la educación en derechos humanos, esta lleva inmersa  una amplia variedad de innovadores y efectivos programas de educación tanto en los sectores formal, informal y no formal, los cuales Amnistía Internacional suele implementar alrededor del mundo. La educación en derechos humanos busca resaltar: 

  • La universalidad e indivisibilidad de los derechos humanos
  • Incrementa el conocimiento y la comprensión de los derechos humanos
  • Capacita a las personas para que reclamen sus derechos
  • Ayuda a las personas a utilizar los instrumentos legales concebidos para proteger los derechos humanos
  • Utiliza una metodología interactiva y participativa para el desarrollo de actitudes de respeto para los derechos humanos
  • Desarrolla las aptitudes precisas para defender los derechos humanos
  • Integra los principios de los derechos humanos en la vida cotidiana
  • Crea un espacio para el diálogo y el cambio
  • Fomenta el respeto y la tolerancia

Es por ello que la educación en derechos humanos se convierte en una de las herramientas imprescindibles con las que se permiten poner en práctica toda la base teórica de los derechos humanos, además estos son inalienables, sin que ello signifique que todas las personas entiendan que todas las personas tienen estos derechos, y además la complejidad de todas las cuestiones a las que ello conlleva.  

De esta manera la educación en derechos humanos podría ser de gran ayuda para las personas con el fin de comprender los los diversos aspectos teóricos que contienen los derechos humanos y de esta forma, a integrarlos diariamente en su vida, y de la misma manera cumplir una función primordial en la protección de sus propios derechos emprendiendo acciones con el propósito de defender también los derechos de otros. 

En cuanto al trabajo de Amnistía Internacional en lo referente a la educación en derechos humano, se encarga de fomentar el espectro más completo de los derechos humanos, y ello según ha sido establecido en la Declaración Universal de Derechos Humanos de la ONU, a través de sus pactos internacionales y en otros convenios, normas y tratados acordados internacionalmente.